Cansancio

Fuente imagen: lanroca.wordpress.com

Desde hace un tiempo atrás, hasta el día de hoy, vivo como si me faltaran las pilas. Como si a mi cuerpo y mi mente les faltara que alguien les diera cuerda para poder continuar el camino. Me molesta, me cabrea, me indigna, pero al final no consigo salir del bucle. Todo me cuesta horrores y al final casi todo lo dejo a medias.

Me cuesta dormir, pero luego ando cansada. No me puedo concentrar. Todo lo dejo para luego. Y lo peor es que sé que continuando así y dejándolo todo para después, solo aplazo, amontono y hago un caos de todo. Pero nada, no hay manera.

No puedo, no puedo y no puedo.

He intentado cambiar la alimentación, dormir más, moverme más, moverme menos, hacer el pino-puente con una sola mano, intentar desahogar mi mente y un sinfín de cosas más, pero al final la pereza siempre gana la batalla.

Fuente imagen: desmotivaciones.es

Si os digo como era antes, no me creeréis. Desde los 16 siempre he trabajado y estudiado a la vez. Todos los veranos desde que tengo uso de razón me los he pasado ayudando en la pequeña empresa familiar. Con 19 años decidí independizarme y coger las riendas  de una casa, un trabajo y una carrera universitaria, todo ello haciendo la vida social de cualquier joven, y sumándole que me encantaba cocinar y leer en mis ratos libres. Pero con los años, esas baterías han ido disminuyendo, hasta el día de hoy.

Ahora que sólo he de encargarme de la casa y de Áditi, ya que perdí mi empleo y decidimos mi pareja y yo que lo mejor era que me quedase en casa durante un tiempo para cuidar de nuestra pequeña, es cuando menos cosas me da tiempo a hacer. Eso solo hace que mi agobio sea mayor y que mi desesperación vaya en aumento. Me siento fatal y muy, muy culpable.

Además veo, observo y ejemplifico la vida de los demás, y todavía me agobio más y mis cotas de culpabilidad llegan a límites estratosféricos.

Fuente imagen: www.igolflamoraleja.com

Espero que pronto encuentre solución, porque me estoy desesperando.

Solo puedo decir que seguiré intentándolo.

Ansío vencer esta ardua batalla entre la pereza-cansancio y una servidora, ella gana terreno, pero yo tengo un as en la manga: mis ganas de salir de este bucle infernal.

Si alguien ha pasado por lo mismo agradecería testimonios 🙂

¡Un saludo!

Fuente imagen: fotosparaface.net