Mi nueva vida

Definición de tiempo según la RAE:

TIEMPO:

(Del lat. tempus).

1. m. Duración de las cosas sujetas a mudanza.

2. m. Magnitud física que permite ordenar la secuencia de los sucesos, estableciendo un pasado, un presente y un futuro. Su unidad en el Sistema Internacional es el segundo.

3. m. Parte de esta secuencia.

4. m. Época durante la cual vive alguien o sucede algo. En tiempo de Trajano. En tiempo del descubrimiento de América.

5. m. estación (‖ del año).

6. m. edad (‖ tiempo vivido).

7. m. edad (‖ de una cosa).

8. m. Oportunidad, ocasión o coyuntura de hacer algo. A su tiempo. Ahora no es tiempo.

9. m. Lugar, proporción o espacio libre de otros negocios. No tengo tiempo.

10. m. Largo espacio de tiempo. Tiempo ha que no nos vemos.

11. m. Cada uno de los actos sucesivos en que se divide la ejecución de algo; como ciertos ejercicios militares, las composiciones musicales, etc.

12. m. Estado atmosférico. Hace buen tiempo.

13. m. Esgr. Golpe que a pie firme ejecuta el tirador para llegar a tocar al adversario.

14. m. Gram. Cada una de las divisiones de la conjugación correspondientes al instante o al período en que se ejecuta o sucede lo significado por el verbo.

15. m. Mar. Tempestad duradera en el mar. Correr un tiempo. Aguantar un tiempo.

16. m. Mec. Fase de un motor de explosión o combustión interna.

17. m. Mús. Cada una de las partes de igual duración en que se divide el compás.

Vale, enumeradas las acepciones, yo me quedo con la segunda, del término en cuestión. Y añado que, es eso que a veces nos pasa rápido, muy rápido, lento o angustiosamente lento.

Fuente: http://www.decorailumina.com

Y es que hago hincapié en este término, porque justo eso, es lo que desde hace 17 meses  se me pasa volando: EL TIEMPO.

Ya, si en el embarazo el tiempo volaba, ahora con la peque ya en nuestras vidas, el tiempo parece que se consume a una velocidad mayor que la de la luz.

Áditi se ha hecho muy mayor, ya tiene cuatro dientes, se sienta e incluso quiere empezar a gatear. Dice Mamá y Papá (cuando a ella se le antoja). Está empezando a sacar el carácter, y tiene unos buenos bemoles, a la par que es una picaruela grande, grande. Come comida de mayores y le encanta. Y sobre todo le entusiasma jugar y que juguemos con ella.

El tiempo se pasa volando y con la peque necesitando cada vez más atención e insisto y recalco, necesitando, que no exigiendo (ya sabéis porque lo digo ¿verdad?), más todavía.

Si digo la verdad, no echo para nada de menos mi tiempo para mi, ni mis ratos libres, ni mi trabajo, ni ir al cine, ni salir a cenar ni nada de nada. Todo mi tiempo y mi vida es de uso exclusivo para mi pequeña mini-diosa y lo será hasta que ella lo necesite.

Echo la vista atrás y ahora comprendo porque retrasé tanto esto de ser madre, en el fondo sabía que no era ni el momento ni la hora, faltaban cosas por aprender, personas por descubrir y desengaños que asimilar, en fin, lo que podemos resumir, como la evolución, crecimiento interior o madurar. Yo creo que el instinto maternal es innato y lo poseemos incluso antes de ser madres y que protege a nuestras crías incluso antes de nacer. Solo hay que callar todo lo demás y escuchar atentamente que es lo que te dice tu cuerpo y tu mente. Dejarnos llevar por el animal que llevamos dentro y soltar lastre de la sociabilización que durante miles de años nos ha hecho tan vulnerables y nos ha perjudicado tanto, tanto a nosotros como a nuestra tierra, nuestro hogar.

Fuente imagen: www.imagenesdeposito.com 

Lo mejor que me ha aportado ser madre, descubrir al animal que llevo dentro. Saber que si nos hacemos tribu, regresamos a las antiguas costumbres y nos apoyamos como especie podemos ser muy grandes. Que se necesita poco para sobrevivir y mucho piel con piel para vivir feliz. Que entre nosotros nos debemos ayudar, apoyar y defender y no tirarnos piedras sobre nuestro propio tejado. Que lo material queda, pero lo espiritual te lo llevas más allá de la muerte. Pero sobretodo me ha enseñado a aprovechar el tiempo con las verdaderas cosas importantes y regalarselo a las personas que verdaderamente se lo merecen.

Fuente imagen:bebesdelreinoanimal.blogspot.com

Disfrutad de vuestro tiempo y probad a escuchar de vez en cuando al animalejo que todos llevamos dentro. Destapadlo, rescatadlo y sobretodo no volváis a enjaularlo 😉

¡Feliz semana!