Sexo en jueves XII: Multitud.

wpid-sej-300x214.jpeg

#Sexoenjueves

 

A partir de aquí, se supone que si sigues leyendo, es que eres mayor de 18 años y aceptas que es un relato erótico y/o pornográfico.

 

Lo tenía todo atado y bien atado… Había estado espiándolo. Sabía sus horarios y rutinas. Había estudiado sus gustos y aficiones, Y sabía que lo quería solo para ella. Bueno, solo para ella y su mejor amiga Claudia.

Claudia tampoco sabía de su participación, pero tras varias noches de borrachera en las cuales, la situación, casi había estado a punto de salirse de madre, tenía muy claro que ésta no se negaría a participar, en el momento clave.

Estaba todo meditado. Planificado hasta el último detalle. Sabía que nada iba a fallar. Por algo conseguía todo lo que se proponía. Era tenaz y tozuda como una mula, pero sobretodo, meticulosa, concienzuda e inteligente.

El plan era el siguiente: el viernes noche quedaría para cenar con Claudia. Como siempre, cenarían en el local de pintxos de delicatessen al que solían acudir, se beberían botella y media del Crianza Ribera del Duero que les encantaba y calentaba tanto y por último y después de camelarse a Claudia, irían a encontrarse “casualmente” con David, donde este acudía a cenar todos los viernes con sus amigos.

Había repasado el plan mil veces, durante toda la semana. Nada podía fallar. Así que había llegado la hora. Lo primero, localizar a Claudia y quedar con ella.

– Buenos días. Notaría Hendaya & Bernal ¿En qué puedo ayudarle?

– Buenos días. ¿Sería tan amable de ponerme con la Señorita Bernal por favor? Soy Helena Fernández.

– ¡AH! Si, Señorita Fernández ¿Qué tal? Un momento, que voy a ver si se encuentra en su despacho, por que creo que ha salido a firmar una compra-venta. Espere por favor, no cuelgue.

Tras  unos segundos de espera…

– Señorita Helena, ha salido y ya no regresará al despacho. Llámela, si es tan amable, a su móvil personal.

– ¡Muchas gracias Señora Manuela! Que tenga un estupendo fin de semana.

– Igualmente, adiós.

Vaya por dios, pues mínimo no estará localizable hasta las dos. Le mando un WhatsApp y a ver qué dice.

“Cielo, esta noche cambiamos de rutina, antes de ir al Rincón Donostiarra, pásate por casa y me recoges. Que tengo una sorpresa 😉 ”

“Por cierto perra, ponte monérrima y depílate, que te tengo que presentar a alguien. Chao cariño. ”

“A las 21:00… XD ”

Casi al instante le llegó la respuesta:

” Ok… muero de curiosidad ^^ ¡Un beso! ”

Arreglado lo de Claudia, ya podía poner toda su atención en David. Esta era la parte que más miedo le daba. Incluso más que seducir a su amiga. Se rumoreaba que David era gay, es más, ella misma había comprobado que no solía verse con ninguna mujer fuera de los horarios laborales y eso que faltarle, no le faltaban mosconas alrededor.

David era como la escultura de Miguel Ángel. Un hombre alto, de  complexión atlética, pelo corto estilo militar, afeitado, espalda ancha y culo prieto, respingón, pero no demasiado sobresalido, es decir, culo de gimnasio perfecto. Aunque bien decir, que lo mejor de él, su mirada, unos ojos verdes, calientes y penetrantes que te seducían y encendían al instante.

¡Madre mía! La tarde se me ha pasado lentísima, no he dado pié con bola, no he parado de pensar en que si no sale bien, será un suicidio social en toda regla.Solo me queda ducharme, depilarme y conseguir que Claudia se ponga el conjunto de ropa interior que he escogido para ella. Un precioso conjunto de corsé, liguero y medias, en seda negra que sé, le va a quedar como una segunda piel.

– ¡Hola Helena cielo! ¿dónde está mi sorpresa?

– Está en mi cuarto, y quiero que te lo pongas para disfrutarlo esta noche… (¡Dios! creo que voy a morir!)

Cuando salió, Helena se quedó sorprendida, le quedaba mejor de lo que ella se había imaginado. Claudia estaba imponente subida en sus tacones y con el magnífico conjunto de seda, que todavía, más, realzaba su curvilínea figura.

No se pudo aguantar, se levantó del sillón, le ofreció una copa de Don Perignon y a continuación la cogió de la cintura y la besó apasionadamente. Claudia, no dijo que no, al contrario, el calor le subía por las entrañas, mojadas y melosas entrañas, que extrañamente se estaban humedeciendo gracias a los besos y caricias de su amiga. Las dos mujeres, se dejaron llevar por el placer y la lascivia del momento. Pasaron a ser todo bocas, manos y húmedas váginas sedientas de más.Cuando de repente, sonó el telefonillo, no querían estropear el momento, así que lo dejaron sonar, pero dada la insistencia, Helena contestó.

– ¡¿Quién es?! es bastante maleducado ¿sabe?

– Perdona Helena ¿Molesto?, soy David

¿Pero qué coño? No puede ser. Maravillosa casualidad. Helena se puso como loca de contenta. El destino se estaba poniendo a su favor. La noche prometía.

– Si, sube. Justo en este momento estaba pensando en ti.

Colgó el telefonillo y se giró hacia Claudia.

– Cariño, creo que la segunda parte de la sorpresa, se ha adelantado.

Y le guiñó el ojo, luciendo una verdadera y caliente sonrisa.

Helena abrió la puerta, ni se molestó en taparse, era o todo o nada y así, lo dejó pasar y a continuación lo beso castamente en la comisura del labio. Dos brazos más lo cogieron por detrás y lo rodearon mientras sentía unos labios recorrer el borde de la camisa. David no lo dudó ni un segundo. Cogió a Helena y la empotró contra la puerta. Besándola con pasión, empezó a quitarse la camisa, mientras Claudia hacía lo propio con el pantalón. Seis manos, tres bocas y tres sexos. Un festival de placer inigualable.

La boca de David recorría los erectos y sensibles pezones de Helena, mientras Claudia metía su polla, dura y húmeda en su boca. Chupaba, succionaba y lamía sin cesar, era un manjar de dioses, del que no podía parar de sacar su dulce jugo. Besando, lamiendo y mordiendo los pechos de Helena, David empezó a bajar hasta llegar a su clítoris, ¡OH! Qué dulce sensación la de Helena. Sintiendo como la lengua de David acariciaba su clítoris, suave pero con decisión. Metiendo la lengua y sacando todo el elixir que Helena guardaba en sus entrañas. Claudia no pudo aguantar más y cogió del pelo a David, para beber de ese dulce y maravilloso jugo que estaba sacando de su amiga. Juntas las dos bocas siguieron hasta que hastiada de tanto placer Helena llegó al primer orgasmo.

Ahora era el turno de Claudia. Helena estaba deseosa de empezar. Así que la puso a cuatro patas y metió su lengua hasta el fondo. David mientras, se puso por detrás y la penetró duramente. No hubo dolor. Estaban de sobra preparados ya para todo lo que viniese. Siguieron enganchados los tres, Helena a Claudia y Claudia a David. Pero los tres eran uno, en una caliente coreografía que parecía que la hubieran estudiado al milímetro.El festival de sexo, fluidos y desenfreno seguía.

Claudia quería ahora su orgasmo, se puso de pie sobre sus tacones, apoyó la mano sobre la pared y dejó que David la penetrara desde atrás, cogiendo suavemente sus inflamados y erectos pezones y estimulándolos de una manera gloriosa. A sus pies, por delante, Helena, arrodillada, jugando con su clítoris, recorriéndola con su lengua y bebiendo de su ser. Claudia sabía que llegaba, la enganchó del pelo, y mientras la apretaba contra ella y David la penetraba por detrás, llegó al mejor orgasmo que había tenido en su vida.

Por fin llegó el turno de David, el apoteosis final. Dos bocas para su erecto miembro. Dos bocas que se besaban, que chupaban, que se intercambiaban y jugaban con su polla. Dos lenguas que pronto lograron hacerlo estallar en placer. David las cogió del pelo y se corrió en esas dos calientes bocas, dos bocas que en breve volverían a estar sobre él.

images

Fuente imagen: webrelativa.blogspot.com

Y después del relato, os dejo con la fantasía erótica de Gata Sexy, una preciosa imagen y un caliente microrelato, que a mi me han encantado. ¡Gracias por participar!

imagen kamala

Fuente imagen: http://unpard-pervert-idos.tumblr.com/

“Deseando tus caricias, tu aliento, tu calor. Deseando morderte, saborearte, lamerte. Tócame despacio, que sienta tu piel en mi sexo, cada uno de los movimientos, cada uno de tus dedos..disfrutando el uno del otro hasta que el clímax nos invada.”

Hasta el próximo #Sexoenjueves.

Los jueves de sexo nos expresaremos sexualmente en este carnaval al que todas (y todos) seáis o no mamás o papás, estáis invitados.

Para participar, no tenéis más que enviar el enlace de vuestra propuesta a @mother_killer con la etiqueta #Juevesdesexo o a info@motherkiller.com si no tenéis cuenta de Twitter LOS JUEVES ANTES DE LAS 24:00H.

Anuncios

6 pensamientos en “Sexo en jueves XII: Multitud.

  1. Madre mía, qué pedazo de relato Kamala. Menos mal que lo arreglaste y no nos dejaste sin él. Te dije que era cuestión de práctica 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s