Sexo en jueves IV: Educación sexual

Imagen

 #Sexoenjueves

La verdad es que ni estaba ni estoy inspirada para escribir ningún post hoy… peque potrosa, blog abierto hace cuatro días, mucho trabajo en casa acumulado, y un sin fin de cosas más que ni recuerdo ni quiero recordarlas, por que para qué.

Así que voy a hablar de como en mi familia se ha tratado el tema de sexo. 

Jamás ha sido un tema tabú, en mi casa el chocho era chocho y la pilila, pilila, nunca he escuchado a mis padres usar otro diminutivo, ni tampoco cortarse a la hora de hablar de ello. Hemos ido desnudos por casa, hemos entrado mientras otra persona usaba la ducha y nuestra desnudez nunca ha sido algo ni que nos avergonzara, ni que nos pareciera algo que ocultar a los demás miembros de la familia .

La verdad es que desde que tengo uso de razón jamás he preguntado por ningún tema sexual en casa y yo creo que se debe a que no ha sido un tema escondido. Nunca se ha cambiado de canal cuando había alguna película subida de tono, recuerdo también  ver en casa muchos reportajes sobre el VIH  cuando entonces se empezó a conocer de su existencia o si los mayores hablaban de cualquier tema sexual los niños no tenían por que irse a otro sitio.

Para mi esto ha sido de gran importancia, siempre he tenido claro como protegerme, frente a enfermedades y frente a un embarazo no deseado. También ha sido de gran ayuda para saber como conocerme sexualmente y saber que límites o no podía y quería atravesar.

Humildemente, yo creo que es indispensable una buena información sexual desde bien pequeños y una despenalización de este tema en la sociedad. Ya que es de vital importancia para que nuestros hijos gocen de un sexualidad sana y sin vicios adquiridos  como la nuestra.

Los jueves de sexo nos expresaremos sexualmente en este carnaval al que todas ( y todos) seáis o no mamás o papás, estáis invitados.

Para participar, no tenéis más que enviar el enlace de vuestra propuesta a @motherkiller con la etiqueta #Juevesdesexo o a info@motherkiller.com si no tenéis cuenta en Twitter LOS JUEVES ANTES DE LAS 24:00H.

 

 

 

Lo que hay que oír…

No va a ser la tónica general del blog que se den dos publicaciones al día en él, pero es que este tema me lleva quemando la sangre desde que me ocurrió, bueno, más bien desde que tuve que escuchar tal tropelía…

Estábamos Aditi y yo en el en el centro de Sunnyville intentando buscar aparcamiento, cuando más de tres cuartos de hora después y ya con los horribles  dulces gritos de la señorita clamando en mi oído, me decidí a meter el coche en un parking. Una vez bajado el carro, el bolso, la manta y amordazado  calmado a la dulce y querida Aditi me dispuse a salir de aquel agujero lleno de humo, y cuando me dispongo a salir, un amable mendigo me hace ver que por aquella salida no hay ascensor, me explica amablemente donde se encuentra la próxima salida que sí que lo tiene, le doy las gracias y una pequeña ayuda y me dispongo a salir.

Todo habría quedado en eso, si al salir y después de haber recorrido ya unos metros, no hubiese escuchado lo siguiente:

“Seguro que yo lo estoy pasando peor que usted, que estoy en el paro”

Esa frase, es la que tuve yo que escuchar de un hombre acompañado de dos señoras que venían de comprar en unos grandes almacenes. Esa frase, iba dirigida al mendigo… si, ese hombre que vive tirado en la calle, sin hogar, sin alimento, sin ropa de abrigo, que tiene que mal vivir, pidiendo para poder tener algo que llevarse a la boca.

Bueno, pues se metió en el coche y se largó tan tranquilamente y yo me quedé con cara de gilipollas, por que en ese momento me quedé tan alucinada, que no fui capaz de reaccionar y decirle cuatro cosas bien dichas.

El mendigo si reaccionó y le dijo sin ningún insulto, que dudaba mucho que lo estuviera pasando peor que él, cuando el señor aparcaba en un parking e iba de compras con su mujer.

Todo esto lo cuento, por que no se en que momento esta sociedad de mierda se ha convertido en una jungla de seres sin corazón. Todavía no entiendo, como un hombre hecho y derecho, fue capaz de dirigir tal gilipollez improperio a un hombre que no creo que haya decidido libremente mendigar  y mal vivir en la calle.

¿De verdad esta es la clase de sociedad que queremos dejar a nuestros hijos? yo no, e imagino que vosotros tampoco, pero me vuelve loca y no deja de reconcomerme la cabeza cúal puede ser la manera de evitarlo…

El recuerdo aún me deja mal sabor de boca, y la cara del pobre hombre que amablemente me dijo por donde subir hacia la calle es un recuerdo latente que no puedo borrar de mi cabeza. Siento que podría haber hecho algo más. Estoy harta de recorrer las calles de Sunnyville e ir teniendo que sortear a gente pidiendo, pidiendo trabajo, comida, ropa… y no por que me moleste la vista, si no por que son personas, como tu y como yo, que sienten y que no merecen vivir así. Nadie se merece eso. Y una servidora está ya cansada de ver a gente sufrir.

Un comienzo…

Bueno después de darle muchas vueltas al tema blog, por fin me lanzo a la piscina y aquí me presento. Animada por algunos comentarios positivos me lanzo…pero que sepáis que me muero de miedo a la par de vergüenza, ya que hace mil años que no escribo más de tres frases seguidas. Así que os pido un poco de paciencia… por que además soy tecnolerda 4.0 y tengo un ordenador que data del 2000 A.C. 

No se de que manera evolucionará el blog, va a ser una cuestión de aprendizaje mutua… él de mi y yo de él, pero solo espero que nos acompañéis en este nuevo viaje.

Dicho esto, me hubiese gustado explicar como espero que sea el blog… pero como me gusta dejar que las cosas evolucionen a su ritmo lo dejo aquí. Si me acompañáis lo iremos descubriendo.

Un saludo!